REFFLEXIÓN 

Sta Teresa de Jesús

 INICIO

 

Descarga: Documento en PDF

SANTA TERESA DE JESÚS, DOCTORA DE LA IGLESIA, ILUMINA NUESTRA TRAYECTORIA ESPIRITUAL Y FRATERNA

Por: María Jesús MELÓN PACHO, CTSJ

Las Hermanas Carmelitas Teresas de San José tenemos como Patronos a la Virgen del Carmen, a San José y a Santa Teresa de Jesús y, por ende, ellos son nuestros modelos de configuración con Jesucristo (Cfr. C 7) Profesamos especial veneración a Santa Teresa de Jesús, a cuyo magisterio e intercesión acudimos asiduamente (C 45).

Nuestras Fundadoras, las Venerables Madres Teresa Toda Juncosa y Teresa Guasch Toda, desde los inicios de la Congregación, de esto ya hace 142 años, se encomendaron a los Santos Patronos y lograron cimentar el Carisma: la Infancia Espiritual y el Anonadamiento de Cristo y misión del Instituto: extender y consolidar el Reino de Dios, mediante la evangelización y la práctica de diversas obras de misericordia (Cfr. C 5).

Desde el año 1941 la Congregación está afiliada a la Orden del Carmen Descalzo, así que bebemos de su espiritualidad mariana, josefina, teresiana y contemplativa.

Los últimos 50 años de la Congregación han sido bendecidos con ricas reflexiones sobre nuestra identidad carismática, resalto la I Asamblea General, llevada a cabo en el año 1987, donde se reflexionó y fundamentó NUESTRO PATIMONIO ESPIRITUAL. Es en este documento donde aparece descrita la influencia de Santa Teresa de Jesús en los pilares sobre los que se asienta nuestra vida religiosa: espiritualidad, fraternidad y compromiso misionero.

Nuestras Venerable Madres Fundadoras nos propusieron a Teresa de Ávila como modelo, pues se sintieron identificadas con ella en aspectos concretos, que les ayudaron a configurarse con Cristo. La imitaron en: su oración – contemplación, vivida ésta desde la humanidad de Cristo; el fortalecimiento de comunidades evangélicas con aire de familia; el sentido eclesial y el amor filial a María (PE, pág. 27).

Seguimos admirando la actitud contemplativa de Teresa de Jesús, por medio de la cual fue descubriendo el actuar de Dios en ella. Seguir a Jesús le exigió «una determinada determinación de adherirse a la voluntad del Padre» hasta poder afirmar: «sólo Dios basta». Esta opción radical por Dios en Cristo la llevó a hacer entrega total de su vida, al Señor, hasta dejarse abrasar en holocausto total (Cfr. 6M 5,6).

Como Carmelitas Teresas de San José, orientadas por la espiritualidad teresiana, tenemos a Cristo como valor absoluto de nuestra existencia, es decir: deseamos que nuestra vida religiosa gire en torno al modo de ser y actuar de Jesús, nuestro centro, donde confluyen nuestros sentimientos, deseos y esperanzas. (Cfr. Circular Superiora General, octubre 2020).

Así mismo consideramos a Santa Teresa de Jesús mujer de comunión (Cfr. PE pág. 27). Vivir en comunión, en amistad es garantía de comunión con Dios. La experiencia humana y espiritual de grupo, vivida por Teresa, toma cuerpo en dos conceptos fundamentales:

Familia o hermandad. La comunidad teresiana tiene el carácter de un hogar, de una familia (F 13) El amor fraterno construye relaciones: «aquí todas se han de amar» (CV VI, 4).

Colegio de Cristo. Así define al pequeño grupo comunitario. Grupo de seguidores de Jesús, que vive con el Maestro y goza de su intimidad. Grupo cristocéntrico. Cristo vive en medio de la comunidad. Su norma suprema es el Evangelio (Cfr. C 58).

Las comunidades de Teresa de Jesús se caracterizan, también, por un gran amor a la Iglesia. Se vive en comunión para construir el Reino con la oración y el compromiso evangélico: «Para eso es la oración, de eso sirve el matrimonio espiritual, de que nazcan siempre obras, obras» (7 M IV, 6).

La vida fraterna en comunidad la propone Teresa como signo inequívoco de evangelización. Evangelizamos cuando vivimos el perdón y la misericordia, la amabilidad en el trato, el discernimiento y el diálogo, la preocupación por hacer felices a los otros, sobre todo con un cuidado especial por las hermanas y los hermanos enfermos que, desde su dolor y limitaciones, construyen el Reino de Dios con su entrega hasta el fin (Cfr. Circular Superiora General, octubre 2020).

Bien sabemos que Santa Teresa de Jesús manifestó un amor incondicional a la Iglesia, frente a los episodios de división y conflictos de su tiempo. Reformó la Orden Carmelitana con la intención de servir y defender mejor a la Iglesia, estando dispuesta a dar la vida por ella (Cfr. V 33, 5) Esta finalidad eclesial y apostólica la traducimos hoy como: ser Iglesia; sentir con la Iglesia y servir a la Iglesia (Cfr. Circular Superiora General, octubre 2020).

También recibimos de Santa Teresa de Jesús la herencia mariana. La Santa Madre expresa con frecuencia, en sus obras, la devoción a la Virgen. Propone a María, la Madre de Dios, como modelo de fe profunda, humildad activa, dedicada a escuchar y meditar la Palabra de Dios en su corazón. (Cfr. PE, pág. 28).

En la canción: Andariega recogemos, a grandes rasgos, lo que admiramos de Santa Teresa de Jesús en la Congregación:

Andariega de caminos polvorientos, mensajera de las cosas del amor, alma inquieta que muere porque no muere. Manos grandes que nos llevan hasta Dios.

Desde niña fue Jesús toda tu vida, comprendiste el camino del amor, te forjaste entre penas y sudores. Tu tesoro el tener contigo a Dios.

Fue tu vida oración contemplativa, todo y siempre lo primero fue tu Dios, tu familia fiel y sierva de la Iglesia. Y a María un filial y tierno amor.

El camino que tus huellas han trazado ya florece con las obras del amor, hoy queremos ser testigos de tu vida. Nada falta si tenemos siempre a Dios.

Seguimos admirando y acogiéndonos a Santa Teresa de Jesús en su magisterio y rica experiencia espiritual. Ella que buscó incansablemente a Dios, nos ayude, a cada Carmelita Teresa de San José, a ser auténticas discípulas misioneras de Cristo en los lugares donde hacemos presencia comunitaria y misionera.

INICIO

Revista Vinculum

277

Revista Vinculum No. 277 de 2019.  <<Amazonía: Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral>>
Suscribirse

Galería de Fotos

galeria fotos